Mi hijo no me quiere…

Buenas a todos!!!! ¿Cómo habéis empezado la semana?

Yo de maravilla! Esta tarde me han llamado dos personas que quieren mis servicios como Coach, y yo encantadísima que se los doy. No  hay nada mejor como ayudar a la gente a cumplir objetivos y llegar a sus SUEÑOS!!

Que no os líe el título de hoy que entre un post y otro no he tenido un hijo, ya llegará ese momento… De momento, os puedo ayudar un poquito en la educación a los vuestros.

Os pongo en situación…

Ya son varias las mamás que me han dicho que su hijo ya no es el mismo que era de pequeñito, que les han dado todo y ahora son adolescentes “pasotas”, que ni siquiera les dan el beso de buenas noches que ellas tanto estaban esperando todo el día. Tristes me vienen después de las clases o de las sesiones de Coaching y me cuentan todo eso…

Indagando e investigando el por qué de todo eso me encuentro el otro día en un parque a un papá que salía a correr junto a su hija que iba en bici y le decía: “Vamos Paula, que después de esto viene lo mejor, vemos a mamá!!” y ahí me di cuenta de uno de los grandes por qué los niños no dan ya esos besos o simplemente se han convertido en ese tipo de adolescentes.

¿Cuánto tiempo pasamos con nuestros hijos?, ¿Cuánto tiempo real les damos a esos niños el placer de estar con nosotros?

 

Muchos de vosotros diréis que pasáis tiempo con vuestros hijos, pero si os paráis a pensar, esos niños están pegados a un móvil, una tablet o un ordenador todo el rato… Ahora os pregunto yo: “¿Ese es verdaderamente el sifnificado de pasar tiempo con un niño?

Está claro que todos vamos “muy liados” y que en este mundo es más fácil darle un móvil al crío que jugar con ellos pero aquí os dejo los beneficios que puede conllevar el pasar tiempo con ellos:

  • Mejora el clima y la comunicación familiar.

  • Incrementa los vínculos afectivos.

  • Fomenta el desarrollo de los pequeños: físico, social, afectivo, cognitivo, etc.

  • Se favorece el conocimiento mutuo. Consigues conocer mejor a tus hijos y ellos a ti.

  • Se generan aprendizajes mutuos, ellos aprenden de nosotros y nosotros de ellos.

  • Contribuye a liberar el estrés y la tensión. Divertirse juntos y hacer actividades de forma que podamos disfrutar de ellas nos ayuda a todos a liberar tensiones.

  • Aumenta la confianza, la seguridad y la autoestima. Los niños y niñas se sienten queridos y seguros.

  • Se desarrollan las habilidades sociales, ya que es un tiempo en el que los pequeños se relacionan.

Todos los niños necesitan tiempo para ellos y esa privacidad que ya cuando se van haciendo adolescentes necesitan con urgencia… pero si de pequeñitos los vamos acostumbrando a pasar tiempo con nosotros estoy segura que la relación irá muchísimo mejor.

Por ejemplo, ¿tienes que salir a hacer la compra?, llévate a tus peques contigo… Todos vamos muy rápido a hacer la compra, intentamos dejar a los niños hasta con los abuelos solo por el hecho de hacer la compra sin distracciones,… pero así, ¿quién va a enseñar a esos niños a hacer la compra?

¿Te gusta patinar? Vete con tu hijo a patinar, ya tendrás tiempo de dejar a ese niño con sus abuelos un fin de semana romántico con tu pareja.

Se me ocurren mil y unas ideas para pasar tiempo con los niños, y estoy segura que a la larga, me lo agradecerás.

Me despido, no sin antes enlazar aquí el último vídeo de nuestro canal de PsyCoach la entrevista a Jon Ícaro autor de la novela “El sanador del tiempo”. Espero que la disfrutéis, y deciros que seguimos recopilando vídeos para la sección “Cuéntanos tu sueño”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s