Feliz día del padre

Feliz día del padre para esas personitas que estéis por Inglaterra (aunque creo que fue ayer), pero así ya de paso enlazo mi vuelta al blog con un tema que me apetecía hablar desde hace tiempo.

Bueno, en primer lugar, pedir perdón a todas esas personas que os soléis pasar por aquí y no véis que actualice,… vale… he estado desaparecida pero esta vez no pienso poner ninguna excusa ya que no os la merecéis. No hay que echarle la culpa al resto del universo de lo que no hacemos,… así que, simplemente deciros, que he vuelto, y vuelvo para quedarme.

Como os he puesto en el primer párrafo voy a enlazar que hoy sea el día del padre en ciertos sitios del universo con un tema bastante personal mío, y ya de paso, enlazarlo con el coaching y la psicología que es verdaderamente de lo que va este blog que intento poner al día de una santa vez.

Bueno, para empezar diré, así a voz de pronto y para los que queráis conocerme un poco más, que yo nací sin una figura paterna, sin ese amor que tiene que haber entre un padre y una madre, y para más inri diré que la figura paterna que tuve no fue excepcional, no fue un ejemplo a seguir, más bien, un ejemplo a rechazar y huir de él. Nací y crecí en un ambiente de peleas, enfados, discusiones, familia desestructurada, sin apegos entre hermanos, etc etc etc… eso sí, ahora nos queremos como nadie aunque seamos algo rancios entre nosotros.

Nací y crecí en un ambiente en el que mis amigas las cuales vivían en mi mismo bloque me decían “todos los días a la hora del café tus padres empiezan a discutir“, en un ambiente en el que cada hermano iba a su royo, que los mayores se diferenciaban en edad bastante de los pequeños y fuimos estos los que vivimos realmente todo el tema de la separación y demás… Bueno, yo siempre digo cuando me preguntan “No tengo padre”, aunque suene mal,… es así…

Pero por otro lado, tengo una madre coraje, una madre luchadora que ha conseguido sacar a sus cuatro hijos adelante, no solo estando ella sola, si no con la “ayuda” de un marido fuera de lugar… Una mujer de diez, no, de mil… que gracias a ella soy lo que soy, gracias a ella aún puedo decir que me ayuda día a día aunque ella no lo sepa.

Muchas veces cuando me preguntan si esa ausencia de figura paternal ha hecho que yo sea más débil me quedo pensando y a veces creo que sí, que toda niña necesita un padre que le haga fuerte, que le mime, que le enseñe a mirar al género masculino con amor. A veces pienso que he sido una desconfiada con los hombres debido a que la figura paterna que tuve no fue un buen ejemplo… que me ha dado miedo enamorarme para que no me hiciesen lo mismo a mí,… Pero cuando por fin encontré a mi pareja me di cuenta que no hace falta haber tenido una figura paterna diez, lo que hace falta es tener personalidad para darse cuenta que no todos los hombres son iguales, y que hay hombres como el mío de 10 o de mil (como mi madre). Que si alguna vez ese chico es padre conmigo, o con quien sea (nunca se sabe, aunque sé de sobra que será conmigo :p ) será un gran ejemplo a seguir para sus pequeñajos. Así que, volviendo al tema y a la pregunta de si una niña necesita una figura paterna para poder enamorarse, diré que no… que no hace falta.

La debilidad en las personas viene enclaustrada por muchos más factores que una simple figura paterna, aunque sí que es verdad que tenerlos a ellos, ayuda mucho.

He de decir, que a veces, tengo cierta envidia de esas personas que tienen padre y madre, pero por otro lado, pienso que mi vida ha tenido que ser así, y que sin duda, es la mejor vida que podido tener… 🙂

Hoy en día existe muchísima sobreprotección, o incluso negación a que los niños hagan muchas cosas porque se puedan hacer daño, porque no tengamos tiempo,… Les damos un móvil o cualquier objeto informático y ala, ¡ya no hay niño! y lo que los niños necesitan, sobre todo cuando son muy peques, es que pasemos tiempo con ellos, que disfruten de nosotros, que saquemos un puzzle de diez mil piezas y lo hagamos con ellos, y sí, así sí se consigue que unos niños disfruten de sus padres. No por no darles una tablet a los 9 años van a querernos menos, estaos seguros. Yo no tuve ni las mejores pelis de disney, ni las mejores videoconsolas, ni nada de lo que en mi época se llevaba, pero aún así soy muy feliz.

El otro día hablando con una madre la cual tiene a su hija adolescente, rebelde y sin causa, (aunque yo creo que la causa son los padres en este caso…) me dijo que no entendía por qué su hija se comportaba así… Y su hija dando la clase conmigo me dijo que tenía muchos complejos, miedos e inseguridades… ¿sabéis lo que hizo la madre cuando se lo dije?, se rió de ella delante de su hija y de mi… qué cómo su hija iba a tener complejos con lo guapa que era… mmmm, creo que ese no es el camino, y lo único que recibía yo como respuesta era, “ya tendrás hijos”…

En fin, hoy como post de vuelta creo que ya está bien que me planto en las mil palabras…!! Solo añadir, que no solo vuelvo yo, hoy hay reunión de las chicas de PsyCoach, así que estaros atentos a nuestro canal de youtube que estoy segura que algo bueno está a punto de pasar.

Un abrazo grande a todos, y nos vemos esta semana sin falta.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s